Tras la larga espera del verano el telón del teatro más hermoso del mundo se levantaba el 11 de agosto del 2015 en el escenario Boris Paichadze Dinamo Arena, estadio que seria testigo de un drama futbolero donde el FC Barcelona y el Sevilla fútbol club se disputarían la súper copa de Europa.

Aquel que pensase que iba a ser un duelo sencillo para los de Luis Enrique, no conoce el potencial y la garra del Sevillismo, equipo que se caracteriza por sus grandes remontadas por ir de menos a más en cada disputa de 90 min o más y que deja la piel en la cancha, así sucedió ese 11 de agosto cuando su majestad el gol llego al minuto 3 cortesía de Banega jugador del Sevilla, situación que Messi recompuso con dos goles magistrales de tiro libre, seguidos de otros dos tantos de Rafinha, Luis Suarez por parte de los blaugranas y un gol del Sevillista Reyes que cerraba el marcador al minuto 57 a un 4-2, a estas alturas se jugaba un intenso partido de ida y vuelta en el cual se respiraba un clima de tensión pero a su vez seguridad por parte de los seguidores Barcelonista, calma que  se convirtió en tormento cuando Lucho decid experimentar (situación que parece ser su “modus operandi” en los inicios de temporada) con dos cambios extraños: Iniesta por Sergi Roberto y Rafinha por Marc Barta, que descompusieron el partido e hizo al Sevilla capaz en 10 minutos de remontar un 4-2 a un 4-4 llevando el partido al “extremis” de los tiempos extras, todos sabemos cómo acaba la historia con una victoria de la mano de ese ex azul grana infra valorado ante los ojos de algunos o sin lugar ante los ojos de otros en el 11 titular. Pues gracias a él, a Pedrito Rodríguez, Andrés Iniesta fue capaz de levantar el octavo título de súper copa europea. Otra dina más para los escaparates del camp nou, pero a pesar del triunfo el análisis post partido dejaba preocupada a la cúpula del club catalán.

El verdadero drama se sufrió de manos de un antiguo y querido rival: el Athletic club de Bilbao, los leones fueron capaces de dos cosas: antagonizar el ataque del FC Barcelona y de la mano de Aritz Aduriz, de liquidar cualquier esperanza de sextete, pese a que existía la ilusión de remontada en la vuelta, era un situación que en la juerga futbolera se catalogaba como una remontada “imposible hasta para el Sevilla”, presagio que se cumplió en el Camp Nou donde se vio a un Athletic bien consolidado en defensa y un Barcelona que apenas logro anotar un gol en el minuto 42, tanto que no sirvió ni para decorar el marcador pues otra vez el verdugo Aduriz consolido de forma histórica la súper copa española para el club león.
Este es un episodio futbolístico que cualquier seguidor del equipo azul grana quisiera olvidar, fue un partido que no se perdió solamente en la cancha si no que Luis Enrique y su segundo Juan Carlos Unzué perdieron desde la nefasta alineación que mostraron en el partido de ida, un once que quedara plasmado en la historia de los peores onces del club, con un medio campo sin brújula cortesía de Sergi Roberto y con una defensa ,que a pesar de ser el talón de Aquiles del FCB,  el cuerpo técnico termino lastimándolo más al alinear en la línea central a Barta mas Vermaelen  y como laterales a un jugador que estuvo a punto de marcharse del club como lo es Adriano y un Dani Alves que estuvo impreciso en los 90 minutos. Una línea defensiva que en una humilde opinión merecía un jugador de categoría y liderazgo como Mascherano, el cual fue colocado en el medio centro más sin embargo se dedicó sobre todo a corregir los errores defensivos que a fungir como medio centro. Una alineación que no solo fue el iceberg que hundió el titanic catalán si no también fue una falta d respeto a un rival con tanta explosividad como lo es el club de Bilbao. Pero bien dice el dicho que más vale la lucha que la caída, por más dolorosa que sea (esta fue como una estaca al corazón pues  el rey había perdido un joya de su corona, o sea no solo se perdía la súper copa si no con ello la posibilidad de repetir un histórico sextete). El mérito de esta caída y la paradoja de luchar por reponerse se iba a ver reflejada en el inicio de la Liga y las tres jornadas hasta ahora disputadas.

Jornada uno de la Liga de Futbol Español, escenario: San Mames, Rival: ni más ni menos que el verdugo del sextete El Athletic Club de Bilbao, el lema: la revancha es un plato que se sirve en frio. El FC Barcelona tenía servida sobre la mesa la oportunidad de revindicar el prestigio que tiro por la borda ante los liderados por Aduriz en la súper copa. Fueron unos 90 minutos en los que el club Vasco no dejo de meter sustos al arquero Claudio Bravo y mostraba una defensa que no permitía al tridente compuesto por Rafinha, Suarez y Messi dejar llegar al invitado VIP, el gol, bendito invitado que llego de la mano del Uruguayo al minuto 54, tanto que dio al equipo condal unos tres puntos importantísimos tomando en cuenta que uno de sus rivales más fuertes había empatado contra el recién ascendido Sporting de Gijón. Pero la lectura de este encuentro va más allá de los tres puntos, la intensidad de este partido se lee en la carta arbitral al darse cuenta que Sergio Busquets brújula de la media cancha y Dani Alves fueron cambios obligados por lesión,  en el caso de estas dos bajas en  sus lugares entrarían  ni más ni menos que esos dos jugador que hace unos días fueron una pesadilla para los fieles seguidores culés: Sergi Roberto por Alves y Marc Barta por Busquis obligando a Mascherano a bajar a la media y cediendo su posición de central para Barta y el lateral derecho para Sergi Roberto, todos en ese momento pensaban que la pesadilla regresaría . Pero bendita lesión de Dani Alves que permitió al canterano S. Roberto reinventarse a sí mismo y denostarle al mundo que él había nacido no para ser medio centro si no lateral, cabe mencionar que estuvo a punto de marcar el 2-0, pero ese gol no era necesario para el bastaba la gloria de darse cuenta que Ese día nació una mini estrella en la lateral derecha.

En la siguiente jornada el estadio ubicado en la calle Arístides Maillol, Barcelona fue testigo del regreso de la MSN y de un Málaga ejemplar que dio batalla hasta el último minuto, que parecía inquebrantable pero que su ilusión se vio rota por la hazaña del Belga Thomas Vermaelen que dio el triunfo a los de Luis Enrique en el minuto 72

El verdadero duelo, el cual se daba por perdido de acuerdo a la prensa española y catalana se vivió ayer sábado 12 de septiembre del 2015 en el Vicente Calderón ante un Atlético de Madrid que estaba invicto de mano de un Cholo Simeone que se caracteriza por encarar sus partidos con mucha fuerza física, un equipo colchonero que venía en rachado por la dupla en ataque conformada por Fernando Torres más el prometedor crack Antoine Griezmann  y un recambio de lujo como es el colombiano Jackson Martínez, jugador que aporta una velocidad impresionante al juego.

El duelo lo calentó, aun antes que se pitase el inicio del partido, una prensa catalana que guarda mucho remordimiento al árbitro Mateu Lahoz, el cual con antelación lo señalaban como responsable de esa posible derrota azul grana de cara a los ex campeones de la liga, pues ni las especulaciones, ni los calentones o la garra colchonera sirvieron para decaer un equipo que venía en ascenso después de tocar fondo.

El primer gesto de cara al partido fue de sorpresa al notar la ausencia del crack argentino Lionel Messi en el 11 titular, aun mas sorpresa nos causó a todos enterarnos que esta suplencia había sido previamente pactada entre Luis Enrique y Leo, recordemos que hace un año en Anoeta hubo un ruptura enorme entre estos dos porque Messi comió  banca al inicio de partido, quien diría que al día de hoy entrenador y crack se entenderían a la perfección. En papel a todos nos parecía una locura dejar al fenómeno mundial en la banca, pero en el papel mental de Luis Enrique y  Juan Carlos Unzué este fue el primer Jaque de su ajedrez.

El momento había llegado y Mateu Lahoz dio inicio a 90 minutos de magia, en el primer tiempo el equipo condal dio excelentes sensaciones a pesar que la defensa colchonera parecía un laberinto cerrado y complicado. A la llegada del segundo tiempo todos nos esperábamos el inmediato ingreso de Messi a la cancha, todos lo pedían: el público, el palco de alto mando catalán, la pelota y el mismo futbol, pero Luis Enrique seguía aferrado a aguantar, a no exponer a su astro a lesiones; la grada empezó a corear más el cambio de Leo a raíz del minuto 50 cuando Fernando Torres marco el primer tanto del partido en una jugada que nació de un error de pase de Mascherano (si, hasta los mejores se equivocan) el Vicente Calderón vibro, el Cholo lo sintió como un bálsamo, el fan culé se preocupó, pero Luis Enrique seguía sin mover dedo del renglón y que razón tenía ya que la gloria le duro a los de la capital solo tres minutos pues en el minuto 53 Neymar anotó un golazo de tiro libre a causa de una falta de Griezmann. La magia del más grande llegaría en el minuto 60 cuando su ingreso fue inevitable y le bastaron simplemente 16 minutos para desarmar el acertijo colchonero y marcar un golazo para regalar al club blaugrana otros tres puntos más y hasta ahora el “parcial” liderato en la liga.

Bien dice el dicho “Messi es Messi” o el otro que lee “Messi siendo Messi”, un jugador que parece tener la pelota cosida al pie, que juega como si todavía se encontrara en las calles de su querida Rosario, que abre espacios donde no los hay y que mete el balón en lugares de la red que parecen inalcanzables a los pies de otros. Messi no es solo un goleador, Lionel Andrés Messi Cuccittini es un jugador integro que el día de hoy en 40 minutos se convirtió en el responsable de los 9 puntos en la tabla de la liga española. Un Messi responsable de reivindicar a un Barcelona que fue lamentable ante ese 0-4 en la súper copa de España y el dudoso  5-4 en la súper copa europea. Un fenómeno que venía con una sobrecarga tras la jornada FIFA, con un desvelo a causa del nacimiento de su hijo, un jetlag por el cambio de horario y cero horas de entrenamiento con su amado Barcelona. Un Messi que no le hace falta que le expliquen el fútbol, pues el mismo es Fútbol.

Escrito por Cristina

Se de pasión por que amo el fútbol. Jarocha y Culé hasta la médula twitter: @crismhoyos