Hace ya varios meses que no he escrito nada pero no veo mejor ocasión para volver a hacerlo que esta noticia. Al inicio no creía lo rumores, ya que como sabemos en el mundo del fútbol eso sucede a diario. Cuando se confirmo la noticia sobre la salida del lateral brasileño del FC Barcelona, me dio un poco tristeza; Alves es un jugador como muy pocos, controversial, alegre, con una carisma enorme; amado y odiado por muchos.

Dani Alves llegó al club blaugrana hace casi ocho años y ha formado parte del equipo y de la generación que revolucionó no sólo el fútbol español, sino el del mundo entero. El brasileño tuvo la suerte de estar bajo las órdenes de grandes técnicos como Pep Guardiola, Tito Vilanova (QEPD) y Luis Enrique.

La mayoría de la veces fue titular, ya que se convirtió en una pieza clave en el campo, un jugador que no sólo defendía; sino corría por toda la cancha, atacaba, peleaba cada balón sin dar ninguno por perdido y sobre todo aportaba su gran habilidad de colocar el balón en el mejor lugar a través de sus centros y pases largos; una prueba de ello es que hasta ahora es el mayor asistente del crack del Barcelona, Lionel Messi.

Ganó todos los títulos que cualquier jugador pudiera soñar: Campeón de la Liga, Copa del Rey, Champions League, Mundial de Clubes, Supercopa, etc. También estuvo dentro del XI ideal de la FIFA por varias ocasiones. Pero como él lo mencionó en su discurso de despedida del club, hasta los buenos momentos llegan a su final y el brasileño emprenderá una nueva aventura en la Calcio, todo apunta a que llegará a la Juventus la siguiente temporada.

En lo personal, Alves era de mis favoritos; un jugador que sentía los colores y portaba la camiseta con orgullo. Claro como todo ser humano tuvo sus errores dentro y fuera del campo, pero siempre dejó claro que el Barcelona era el club de sus amores. Compartió la cancha con grandes figuras como Xavi, Puyol, Márquez y Abidal; con el que hasta se ofreció en donarle parte de su hígado cuando este enfrentaba al cáncer.

Para muchos podrá ser o no un buen jugador, pero para los “hinchas” del equipo culé no puede caber duda de que fue un jugador fundamental en muchas etapas del equipo y que durante los momentos difíciles, era un jugador incondicional y entregado al club. Para los amantes del fútbol en general, más de una vez a todos nos hizo asombrarnos con alguna jugada, pase, regate, asistencia y hasta algún gol ,como ese de tres dedos fuera del área contra el Real Madrid.

Será difícil verlo con otra camiseta y pelear por otros colores, porque esa es su esencia: un jugador entregado y enamorado de lo que hace. Siempre serás recordado por tu carisma y amor al equipo. Gracias por tantos momentos inolvidables, harás mucha falta pero no queda nada más que desearte suerte y estar al pendiente de tu próxima aventura.

¡Suerte crack!

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s